En 1.950 llega del sur de Italia, Carmelo Mastroeni con su esposa luego de haber sufrido la Segunda Guerra Mundial en su tierra natal.

Hombre trabajador y con interés en plantar viñedos busca un lugar donde emprender su sueño, llegando así a instalarse directamente en la provincia andina y plantando sus primeras cepas.
De sus cuatro hijos, José es quien sigue sus pasos, cuidando y produciendo sus viñedos hasta que en 1.979 adquiere su primera bodega, creciendo en forma ininterrumpida desde ese momento.
Actualmente conducida por Don José y sus hijos la Bodega es un modelo de producción y elaboración de vinos muy finos.